¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

 “Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida”, son algunas palabras iniciales del Mensaje de Pascua del Papa Francisco, haciendo referencia a la recién publicada Exhortación Apostólica Christus vivit. “¡Él vive y te quiere vivo! Él está en ti, Él está contigo y nunca se va”. A las 12 horas, desde el balcón central de la Basílica Vaticana, el Santo Padre Francisco ha dirigido su mensaje de Pascua y la bendición ‘Urbi et Orbi’ a todas las personas presentes en la plaza de San Pedro y a cuantos han seguido la celebración a través de la radio, la televisión y las nuevas tecnologías.

“La resurrección de Cristo es el comienzo de una nueva vida para todos los hombres y mujeres, porque la verdadera renovación comienza siempre desde el corazón, desde la conciencia”, ha apelado el Papa a todas las personas del mundo. Con el deseo de que “Cristo vivo dé su paz”, el Santo Padre ha mencionado algunos países en conflicto o guerra: Oriente Medio; Yemen, Libia; también en el continente africano, especialmente Burkina Faso, Mali, Níger, Nigeria y Camerún, y Sudán del Sur. Ucrania, Venezuela y Nicaragua también están en el centro de la plegaria del Papa. Francisco ha pedido que “ante los numerosos sufrimientos de nuestro tiempo, el Señor de la vida no nos encuentre fríos e indiferentes.

Que haga de nosotros constructores de puentes, no de muros”. Así, ha hecho un llamamiento a los líderes por la paz mundial: “Que Él, que nos da su paz, haga cesar el fragor de las armas, tanto en las zonas de guerra como en nuestras ciudades, e impulse a los líderes de las naciones a que trabajen para poner fin a la carrera de armamentos y a la propagación preocupante de las armas, especialmente en los países más avanzados económicamente”.

 La Iglesia concede la Indulgencia plenaria a los fieles que participan en esta celebración y reciban la bendición del Pontífice, siempre de acuerdo a las condiciones propuestas: Recibir el Sacramento del Perdón, recibir la Comunión, rezar por el Papa Francisco y experimentar una verdadera conversión del corazón, es decir, profundizar especialmente en el dolor de los pecados y el propósito de la enmienda, un verdadero rechazo del pecado.

(DEL MENSAJE PASCUAL DEL PAPA FRANCISCO)