Inicio del Adviento

Nuestras calles están adornadas con las luces de la Navidad. Los comercios se engalanan con motivos navideños. Ya nos han preparado la Navidad. Pero ¿qué Navidad?
El Espíritu nos hace intuir que la Navidad es otra cosa muy distinta: El Nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios. Y para prepararnos a ello, la Iglesia nos regala el tiempo de Adviento. ¡Qué tiempo tan hermoso para todo creyente! Si el deseo es la antesala del encuentro,

El Adviento es el deseo que crece para el abrazo entre Dios y la humanidad en Jesús. En el Adviento se nos dilata el corazón para la esperanza, se ensancha nuestra interioridad por las promesas de Dios, se abren todas las heridas de las gentes y los pueblos a la ternura entrañable de nuestro Dios humanado.
¡Qué alegría contemplar una comunidad reunida para vivir intensamente este tiempo de gracia! ¡Qué alegría ver así a la humanidad, en camino, con todos los pobres y (a)doloridos en primera fila! Miramos más allá de nosotros… Salimos del yo y nos ponemos en camino. Una estrella nos guía y acompaña. Un Niño con la fuerza de su fragilidad y el poder de su ternura, nos espera. Somos el grupo que busca al Señor… Somos el grupo al que el Señor busca… Su proyecto es la comunión, el abrazo, la vida en plenitud desbordando todo límite.
.

PREGONEROS DEL ADVIENTO
Los centinelas tienen los ojos preparados para ver en la noche. A ellos, a los de ayer y a los de hoy, les pedimos que nos ayuden a caminar hacia el Misterio en medio de la noche de la humanidad.
⊗ JUAN BAUTISTA: Veo la justicia. Por ella he dado la cara y la palabra. Por ella me han encarcelado. Por ella, me han quitado la vida. Pero no han podido apagar el resplandor de su luz. Os regalo la luz de la justicia.
⊗ MARÍA: Veo el amor. Lo siento dentro de mí. No es cosa mía, es del Espíritu. Día a día noto cómo me crece por dentro. Sé que es un amor para todos. Os regalo la luz del amor.
⊗ JOSÉ: Veo la confianza. Miro a María y me alegro. El Señor es grande. Se disiparon mis dudas. El Sol alejó la niebla. Confío en Dios. Os regalo la luz de la confianza.
⊗ JUAN DE LA CRUZ: Veo la fe. La veo en la noche como una luz que arde en el corazón. La oigo como un murmullo de fuente que calma la sed de amor que llevo dentro. Os regalo la luz de la fe.
⊗ MISIONEROS: Vemos la luz del Evangelio. Hemos sentido la llamada a darla a conocer al mundo. Cada vez que lo hacemos, nuestro corazón se llena de alegría. Os regalamos la luz del Evangelio anunciado.
⊗ VOLUNTARIOS: Vemos la mirada de los refugiados, pobres entre los pobres. Es una mirada que no hace ruido, pero que se mete en el alma y te cambia la vida. Os regalamos la luz de la mirada de los refugiados.
⊗ PAPA FRANCISCO: Veo este mundo roto y quiero construir puentes. Veo a muchas personas heridas y quiero ser misionero de la misericordia. Os regalo la luz del mundo nuevo que trae Jesús.