En defensa de los refugiados

La Conferencia Episcopal Española ha mostrado este martes su dolor ante el acuerdo alcanzado en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía en materia de refugiados.

“Los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones, ante el acuerdo alcanzado ayer en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía para devolver a este último país a todos los refugiados que últimamente han llegado a Europa desde las costas del Egeo, manifiestan su inmenso dolor ante esta y todas las últimas tragedias humanitarias que afectan a emigrantes y refugiados”.

Además, los prelados denuncian que “detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en el que prevalece el lucro sobre la dignidad de la persona y el bien común, o la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre”. “Estas personas desvalidas reclaman con justicia nuestra solidaridad”, insisten los obispos españoles, que reclaman “un discurso común” en la Unión Europea para “sensibilizar a nuestras comunidades en la defensa de los derechos de refugiados e inmigrantes y a avanzar en el cultivo de la cultura de la acogida e integración de estos hermanos”.

De esta forma, los firmantes unen su voz de pastores de la Iglesia a la de Cáritas Española, la Conferencia Española de Religiosos, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz que también han expresado “su consternación” y “su más absoluto” rechazo a este acuerdo.

Los prelados agradecen la “fraternidad y comunión” que demuestran estas entidades eclesiales, que desarrollan su labor especialmente en el campo social y caritativo, al trabajar y reflexionar juntas sobre estos temas. “Mantener un discurso común contribuirá más eficazmente a haceros oír, a sensibilizar a nuestras comunidades en la defensa de los derechos de refugiados e inmigrantes y a avanzar en el cultivo de la cultura de la acogida e integración de estos hermanos”, aseguran los obispos. Finalmente, la Comisión Episcopal de Migraciones de la CEE se une al papa Francisco en su deseo para toda Europa de proyectos como los pasillos humanitarios para los refugiados, que pueden ayudar a personas que huyen de la guerra y de la violencia, como los cien refugiados ya trasladados en Italia.