¿Quiénes somos?

Las Hermanas Trinitarias somos una comunidad de religiosas fundada el dos de febrero de 1885 en Madrid por Francisco Méndez y Mariana Alssop.

La fundación nació para abrir una puerta de esperanza a muchas jóvenes que buscan llegar a ser lo que su corazón anhela y realizar sus proyectos de Vida, y necesitan quien las acompañe en su camino.

Con el símil de la "puerta siempre abierta", y el nombre que nos define, los fundadores querían expresar que las Trinitarias estamos llamadas a ser una parábola del cielo en la tierra, un hogar abierto, una familia acogedora. 

Nuestra misión consiste en acoger a cualquier joven que necesita una mano amiga para abrirse camino en este mundo. La mirada preferencial, y la acogida sin condiciones, a las jóvenes que más lo necesitan es rasgo esencial del carisma recibido.

En España estamos en Madrid, Santander, Barcelona, Sevilla, Granada, Bilbao, León, Málaga y Vigo. Fuera de España estamos en México, Argentina, uruguay, Guatemala, e India.

La Misión la realizamos a través de Residencias de Jóvenes, Hogares de menores, Centros Educativos, Casas de Acogida, Pastoral penitenciaria, y diferentes proyectos sociales y misiones en favor de la juventud y mujer necesitada.

 

"Una puerta que, como la del cielo, siempre ha de estar abierta para la juventud que busca ser libre y feliz".

.

Dios es Padre y Madre; el ser humano es hijo de Dios. Es la experiencia de Dios apasionado por el ser humano, y la experiencia de la juventud necesitada de libertad y felicidad.

Como mujeres consagradas a Dios trinidad, seguimos a Jesucristo redentor y libertador de la juventud. El nombre de nuestra institución expresa la identidad que nos define: Dios es Trinidad, es familia, es Amor, es donación incesante, es libertador. Al consagrarnos a Dios en el carisma trinitario, somos ungidas y enviadas para proclamar el Evangelio de Jesús en el mundo de la juventud necesitada.

Espiritualidad trinitaria

.

 

Aunque con una misión específica y unas obras apostólicas concretas, fín último de la fundación, su razón de ser nace y se realiza en primer lugar, en la experiencia de una comunidad de hermanas, convocadas para vivir unidas el ideal del Reino de Dios, donde Jesús redentor y libertador está en el centro de sus vidas, y la referencia común es Dios Trinidad: Amor, Familia, Don incesante.

Después de escuchar la llamada de Jesús, y sentir una inclinación especial a ayudar a la juventud necesitada, las hermanas, dejando sus casas, familias y proyectos particulares, se vinculan al proyecto de Dios que inspiró a los fundadores, y que sigue poniendo en el corazón de cada trinitaria.

La Comunidad Religiosa


La juventud está en plena ebullición de sentimientos e inquietudes, y siempre necesita una orientación, apoyo o ayuda para realizar sus sueños.

Nuestra Misión consiste en acoger y acompañar a las jóvenes que, en pleno desarrollo, buscan un porvenir incierto, quedando expuestas a innumerables peligros cuando han de dejar sus casas, no la tienen o no hay quien las acompañe en su búsqueda.

Cuando las jóvenes, víctimas de diferentes abusos, carencias y dificultades, han caído en redes que las separan de su auténtica realización, tienen una puerta abierta para retomar el camino de la libertad y plenitud a la que toda persona tiene derecho.

Obras apostólicas y Proyectos de Misión

.

Desde sus inicios, y a lo largo de su historia, las trinitarias colaboran con las familias y los organismos oficiales, con diversas asociaciones y otras comunidades, y no han dejado de recibir a las jóvenes que les han confiado, adaptándose a los tiempos.

Atenta a las necesidades de la juventud, ha ido evolucionando con las instituciones políticas y sociales, dialogando siempre con quienes estén implicados en la tutela, promoción y desarrollo de las jóvenes más necesitadas, y no escatimando recursos para su fin.
A pesar de los cambios, las constantes adaptaciones de sus obras y proyectos, y de las dificultades que se han ido presentando, a lo largo de la historia, esta fundación no ha dejado de cumplir el fin de ser una puerta de esperanza para la juventud necesitada.

Historia de la Fundación

.

 

La Congregación, que nació con el fin de abrir una puerta a jóvenes que necesitan ayuda porque innumerables peligros amenazan sus sueños y sus esperanzas, ha luchado siempre por favorecer la formación integral y el progreso de las jóvenes más necesitadas, para que pudieran vivir digna y libremente, y realizarse según sus valores y capacidades personales. En sus 130 años de Historia la Congregación se ha extendido por las ciudades más prósperas de España, donde el progreso no es siempre igual para todos. De Madrid a Santander, Barcelona, Sevilla, Vigo, Bilbao, Cáceres, Granada, Málaga, León, Zaragoza. Y fuera de España: México, Argentina, Italia, Uruguay, Guatemala e India. 

 Presencias Trinitarias

 

.

“La vocación trinitaria se identifica con el fuego que Jesucristo trae a la tierra y que tan ardientemente desea encender en los corazones, para que estos lo extiendan en el mundo. Fue la causa que hizo suspirar por una institución que, formada por corazones llenos de valor y de heroísmo, respondieran con un heme aquí generoso al Salvador cuando dice: Fuego he venido a poner en la tierra y ¿qué quiero si no que arda?” (padre Méndez).

Más sobre el itinerario espiritual de las Hermanas trinitarias